PESO INICIAL (22/03/10): 116 KG

PESO ACTUAL (19/02/11): 55,6 KG

La operación


22 de Marzo
A las 7.20 de la mañana llega una enfermera para hacerme un BMTest y ver como tengo los niveles de glucemia. Los tengo bien, en 118, asi que decide no ponerme insulina. Me vuelve a recordar que soy la segunda del parte (como si no lo tuviera yo ya grabado a fuego...) y que, aunque seguro que se retrasa, no me duerma en los laureles con los "preparativos" para la intervención. Al final he conseguido dormir toda la noche de un tirón. Increíble y eso que se negaron a darme ningun tranquilizante para descansar.

Directa me voy a la ducha. En teoría me tengo que duchar con un gel antiséptico que me da la auxiliar, pero le digo que tengo la piel atópica y me dice que entonces ni se me ocurra, que reseca muchísio la piel. También me dice que no me puedo echar ni cremas, ni desodorantes ni colonias. Todo lo cumplo, excepto lo de echarme un poco de crema hidratante. Lo tengo que hacer por el mismo motivo, la dermatitis atópica, porque si no no me puedo ni mover. Me echo muy poquita y solo en las piernas y brazos y se me absorve enseguida.

Viene una axiliar de enfermería a tomarme la temperatura y ¡Horror!. Tengo 37.6º. Inmediatamente me viene a la mente Paola y echada para atrás... Me encuentro perfectamente, no me duele nada y hay nada raro! Me echarán para atras?! La enfermera lo anota en un papel y pone una cara como diciendo "Uf, no sé yo..". Pero no me dice nada y se va. Ya me quedo preocupada con el tema, pero de momento no viene nadie a decirme que no me operan.

Son las 9.30h y aun no han venido a por mi. Unas compañeras de mi madre que se pasan por el quirófano donde esta operando mi cirujano dicen que aun sigue liado, q no tiene pinta de terminar aun. Asi que nada, a esperar. No estoy muy nerviosa. Creo que el hecho de haber estado ayer tan "triste", por llamarlo de alguna manera, sobre todo por lo de los niños y lo que ya me había comido la cabeza el día anterior me ayudaron a despertarme bastante optimista.

Entre tanto, voy hablando con las chicas de la habitación, mi marido, mis padres,... Y se pasa el tiempo más deprisa.

Dan las 11.30, entra un enfermero en la habitación y me dice que me tumbe en la camilla, que me va a poner una inyección en el culete. Pica un poquillo el líquido, pero muy llevadero. Y... tachán, tachán. Me dice que nos vamos. Salimos de la habitación y me despido rapidamente con la mano de mis familiares e inevitablemente pienso que quizás no los vuelva a ver... Intento cambiar el chip rápidamente e inento no pensar en nada. Mi madre me acompaña hasta la entrada al quirófano. En la puerta, viene la anestesista y por fin me ecuentra la vía en el brazo izquierdo. Y a la primera! Increíble. Y ahora sí que sí. Entramos en quirófano. Le digo adiós a mi mami que se queda con cara de preocupación, la pobre, y me pasan a la camilla del propio quirófano. Me despelotan totalmente dejandome solo una sabanita para cubrir los pechos y mis partes nobles. Me dicen que me siente con las piernas colgando hacia un lado. El mismo celador que me ha llevado hasta allí me coge de los hombros y me los echa hacia abajo y me dicen que mire a mis pies con la espalda totalmente relajada, que me van a poner la epidural mediante un cateter. La posición es de lo más incómoda, pero no hay otra. Primero te ponen un porquito de anestesia local en la zona, que duele más que la propia epidural (aun asi, duele poquito)y seguidamente te buscan entre las vértebras para localizar el punto exacto donde la tinen que poner. Esto tarda un poquito, supongo que dependiendo de la destreza del anestesita. Cuando la localiza, te dice que sentirás un pequeño calambrito. Y efectivamente es eso, un simple calambrito. A continución me tumban en la camilla, con los brazos en cruz y me ponen una especie de electrodos alrededor de la frente hasta las sienes.
En este momento me dice la anestesista "Piensa en algo bonito, que te vamos a dormir, guapa". No se me ocurre en otra cosa que pensar en... mis niños!!!. No se puede ser más idiota!! Se me llenan los ojos de lágrimas pero menos mal que no les da tiempo a coscarse, me quedo frita al instante.

Después de tres horas y media me despierto en la URP (Unidad de Recuperación Postquirúrgica. Una especie de UCI), estoy rodeada de "batas" verdes y blancas que me hablan y que me dicen que todo ha salido estupendamente. Y pienso "joder, pues menos mal porque me siento como una auténtica mierda". No me puedo casi mover, tengo cables por todos sitios y lo que más me molesta es la sonda nasogástrica. Este tubito me estará dando el coñazo durante varios días. Tengo la boca sequiiiiisima, casi sin poder tragar saliva... ¡porque ni tengo! Estoy bastante adormecida, lo veo todo muy confuso y tengo muchísimo sueño. Solo veo a mi madre que como trabaja en el hospital, tiene el privilegio de poder pasar a verme... Asi que a dormir se ha dicho. Solo me despierto cuando vienen a cambiarme el suerlo, me hacen algun test de glucemia, me hacen una radiografía o para avisarles de que me duele para que me pongan analgésicos en el suero...

El primer día lo recuerdo bastante regular sobre todo por el puñetero tubo nasogástrico, la extrema sequedad de la boca que solo te alivian pasándote una gasita humedecida en agua y comprobar el cambio tan brutal de como entras a como sales...

23 de Marzo

Hoy me despierto un poquito mejor. Tengo que pasar otro día en la URP por el tema de la diabetes, que no se controlan del todo los niveles de azúcar en sangre. Todo lo demás sigue su curso normal. He estado toda la noche sopa excepto cuando venían a hacerme alguna cosilla. Lo primero que hace una chica es peinarme un poquito (que detalle) refrescarme la cara y volverme a humedecer los labios y la lengua. ¡Qué gusto!. Sigo estando muy somnolienta. Pregunto si me ponen algo en el suero para estar asi, pero me dicen que no, que el cuerpo reacciona asi ante la propia intervención tan grande y que además, si en algun momento, sobre todo de noche, viera que no puedo dormir, que pida algun tranquilizante para poder descansar. Me duele muchísimo la sonda nasogástrica. Se me pega a un lado de la garganta y además me provoca unos vómitos muy desagradables. Solo vomito balsa, asi que no es preocupante. Me hacen otra placa de tórax y me siguen cambiando cada "x" tiempo los sueros y calmantes. Hoy los dolores son un pelín más intensos. Mis familiares pueden entrar solo 25 minutos al día, por la tarde, asi que veo como 5 minutos a cada uno que llega. Los cojo con ganas porque estoy todo el día sin ver a nadie conocido. Esta madrugada, a eso de las 2 me despierto con un dolor un poquito más fuerte. Me ponen mi calmante en vena y se me pasa poco a poco. Pero me he desvelado. Así que, como me dijeron, pido mi pastillita y duermo del tirón hasta el día siguiente.

24 de Marzo

Bien!! Hoy me pasan a planta!! Menos mal, no quería estar más tiempo aqui. El personal que me ha atendido ha sido un encanto, muy agradables y muy dulces, sobre todo una chica que se llama Rosa, pero ya necesito estar en mi habitación y estar con mi familia más tiempo.
Por puro trámite me toca esperar bastante hasta que por fin, a eso de las 14h, nos vamos de la URP. No me toca en la misma habitación porque ya se ha ocupado en el tiempo que he estado fuera, pero tengo la suerte de que me ha tocado otra en la que estaba también junto a la ventana.
Me deprimo un poquillo al entrar al ver que mis "vecinas" son dos señoras bastante mayores y bastante chafadas. Ya sabemos lo que eso significa... Lamentos y más lamentos...
Viene mi cirujano a verme y me dice que todo va muy bien, que la barriga está blanda, que los niveles de azucar los vamos regulando y que, aunque aun me siento hecha un trapo, todo esta siguiendo el curso que debo. Le pregunto si ya hoy me quitan la sonda nasogástrica y me dice que nanai, que ya veremos si mañana. Diooooos! No puedo más con este chisme. Me duele muchísimo la garganta al hablar, al tragar saliva, al toser, me siguen dando náuseas y encima hoy también me está dando ardor en el esófago por la puta gomita. Hoy el día esta siendo bastante peor de lo que esperaba. Tengo mucho dolor, hasta el punto de ponerme a llorar como una niña, casi no se me alivia ni con calmantes ni con nada, las vecinas (o más bien los familiares) no tienen consideración con el resto de los enfermos y se ponen a hablar a todo volumen, a hacer y a deshacer como les viene en gana y en definitiva, ¿a molestar! Joder, no os dais cuenta de que estoy para que me tiren a la basura? No puedo con la gente así.
Las horas de cama casi sin moverme también se empiezan a notar y la espalda se resiente.
Llega la hora de dormir y para evitar disgutos, directamente les pido el orfidal sublingual para descansar. No lo consigo por el tema de las vecinas... En fin, paciencia, que es la madre de la ciencia...

25 de Marzo

Muy tempranito llega mi cirujano para verme, me dice que está todo bien y le pongo carita de pena diciéndole que me quite la sonda... Me dice que sí, que ya me la va a quitar. ¡ALELUYA! Me dan ganas de decirle que me la de cuando me la quite para quemarla, pisotearla, aniquilarla!!!. Lo hace el directamente dando un tironcillo, un poco desagradable pero sin dolor. UUf, ya puedo tragar sin molestias, puedo hablar sin parecer gangosa, no me dan nauseas.. Soy féliz!
Pero la felicidad me dura poco. A mediodía me da un dolor fortísimo que me hace quedarme inmovil en la cama, llorando, con un ataque de ansiedad horrible. Me ponen el analgésico en el suero pero no es suficiente. Fianlmente llaman a la unidad del dolor para que me pongan el chute en el catéter de la epidural. ¡Mano de santo!. Desapareció el dolor.
Estoy mucho mas animada. Ademas, hoy venía el de la ortopedia a traerme mi fajita para poder levantarme. Desde que me operaron tengo un poquito de destemplanza que no ha subido a más de 37,7º pero hoy he llegado a 38º. No le dan mucha importancia, quieren ver como evoluciona la cosa y con el paracetamol que me dan para el dolor, me bajan la fiebre también.
Desde el domingo por la noche no pruebo nada de nada. Ni un triste vasito de agua y la verdad es que ya lo voy echando en falta. No tengo hambre, pero si siento la necesidad de beber algo, tomar un zumito o no sé, algo que tenga un poquito de sabor. Pero hoy tampoco va a ser el día.
Por fin entra el señor de la ortopedia con mi faja!!. Me la ponen entre él y mi padre y en cuando sale de la habitación mi padre me ayuda a incorporarme. Me quedo sentadita en el borde de la cama hasta que llega mi madre. Me siento mucho más aliviada. Me dolía muchísimo la espalda de estar tanto tiempo de la misma postura. Llega mi madre y con cuidado de no dejarnos atrás ningun cable (que aun son muchos...) me sientan en el sillón. Dioooos, parece que me dan vida. Me siento tan a gusto que me quedo frita.
Me pego casi toda la tarde sentanda en mi silloncito dando cabezacitas y disfrutando de mi nuevo estado.
Llega la noche y tengo que volver a la camita. A mi pesar, porque hubiera seguido ahi. Le he cogido una tirria a la cama horrible...
Me dan de nuevo mi tranquilizante para dormir pero nuevamente mis vecinas no me dejan. Me estoy empezando a cabrear!!!!

26 de Marzo
A vér que tal se me da el día. Me despierto mosqueadilla con el tema del sueño, pero me tengo que aguantar. Me intento consolar pensando que igual hoy me quitan otro cable y ya puedo dar paseitos.
Efectivamente, llega mi cirujano tempranito otra vez, me mira la herida. Dice que esta estupenda. Los niveles de azúcar cada vez más controlados y poniéndome cada vez menos insulina, la fiebrecilla ha desaparecido y hoy me quitan la sonda del pipi y el catéter de la espalda!!. Jo, que bien.
Pero claro, todo no podía ser perfecto. Me quitan el catéter y me pinzan la sonda de la orina para que mi vejiga se vaya acostumbrando a hacer de nuevo pipi sola. El pinzamiento consiste en poner una especie de tijeras enganchada al tubito de la sonda de la orina para que cuando yo sienta ganas de hacer pipí, suelte la pincita y caiga en la bolsa. En el transcurso de 4 horas lo ideal sería que lo hiciera 3 ó 4 veces. Al poco de quitarme el catéter me empieza a doler la parte alta de la espalda de forma exagerada y se me extiende hasta la boca del estómago. La enfermera me pone los calmantes pero no me hacen absolutamente nada. Me doy mi primera vueltecita pero el dolor me hace volver pronto, me echo en la cama para ver si se pasa pero nada... Al final consigo dormir un poquito.
Cuando me despierto le pido a mi madre que se acerque al mostrador de las enfermeras, a ver si me pueden poner otro calmante o a ver que pueden hacer. A la vuelta me dice que no es posible ponerme otro calmante porque no hace ni dos horas que me pusieron el primero, que tengo que esperar entre 4 y 6 horas entre uno y otro. Acto seguido entra la enfermera y me dice que pueden ser gases, pero que no me puede dar nada hasta que empiece a tomar líquidos. La única solución es moverse para intentar que los gases salgan.
En este tiempo han pasado ya 5 horas desde que me pinzaron la sonda de la orina y he hecho pipí voluntariamente 5 veces. Me la quitan. Pensaba que iba a doler más pero es como un minipinchacito.
Por fin nos ponemos a andar más comodamente. Me pego toda la tarde dando vueltas y aunque consigo que salga "algo", no es suficiente. El dolor continúa. A veces más fuerte y a veces más flojo... A eso de las 21h, ya en la habitación despues de dar 50 vueltas le digo a Luis que por favor, les vuelva a decir que el dolor no se me quita.
Viene con otra enfermera, la anterior ya ha terminado su turno. Esta me pregunta lo mismo, que si ya estoy ingiriendo alimentos y le digo que no... Me dice que bueno, que me puede dar Aerored para que lo chupe. ¡GRACIAS DIOS MIO! Y por qué la otra dice que no??? Con el día tan perro que he pasado!!! No tenía mucho sentido porque si me han estado dando orfidal sublingual, al fin y al cabo es un medicamente que me lo tomo deshecho por la saliva.
El caso es que me he tomado dos pastillitas de Aerored y ha sido mano de santo!!! Qué alivio más grande.
Ya, la ilusión que tengo para mañana, es que me digan que puedo empezar a tomar líquidos. Como os he dicho, no es que tenga hambre (que a veces siento un poquito, no nos vamos a engañar, pero muy poco) sino la necesidad de tomar un buchito de agua, de zumito...

Sé que me he enrollao demasiado y que se os hará pesado leer todo esto, pero siempre me gusta explicar las cosas con detalle. Con como Pérez Galdós, pero a lo cutre :P.

Gracias a todos los que os habéis preocupado y pensado en mí en algun momento. Os seguiré contando como vá la cosa. Y si queréis saber algo, ya sabéis, pedid por esa boquita.

Saludos!!

2 comentarios:

anaitat dijo...

Bienvenida de nuevo Nuria! aix q ganitas de leerte q tenía! =) me alegro q haya salido tan tan bien la operación ^^ a ver cuando ya puedes empezar a tomar líquidos, q desespera la boca seca y la garganta (sé lo q es xq es lo q me pasa cuando me duele la garganta, como me pasa estos días T_T)
Espero q vuelvas a escribir prontito y nos cuentes como va todo y si has bajado ya de peso :)
Un besazo guapisima :)

Ani dijo...

Lo bueno es que ha salido todo bien. :D Algún día podré contar lo mismo ;P

Ahora a descansar!

Publicar un comentario

He creado este blog, básicamente, para contar mi experiencia. El 22-03-10 me hicieron un Cruce Duodenal con gastrectomía y quiero dejar constancia de mi evolución para mi satisfacción personal e informar a todos aquellos que vayan a pasar por lo mismo.
 
Copyright 2009 Cruce Duodenal con Gastrectomía: Mi Experiencia All rights reserved.
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress Theme by EZwpthemes